Un Espectro de Posibilidades

 

Cuando una persona es Iniciada, hay un espectro de posibilidades con respecto a su fusión con las Energías de Luz y Sonido.

Esta fusión dependerá de muchos factores que incluyen: preparación, ideas preconcebidas, la capacidad de relajarse durante el día y el miedo a dejarse ir.

La preparación es necesaria ya que el Meditador tendrá que permanecer sentado durante largos períodos durante el (los) día (s) de inicio, hasta de una hora cada vez. Es importante que se puedan sentar cómodamente y que se concentren en las Energías sin distraerse con su cuerpo.

El que Busca la Iniciación necesita tener una mente abierta. Si se acerca a la Iniciación con nociones de cómo va a ser o con pensamientos de experiencias “espirituales” previas, estas solo bloquearán la Verdad. ¡Para progresar a lo largo de cualquier camino, el viajero primero debe olvidarse de su ubicación! Por favor, comprenda que no se requiere de ninguna creencia; pues estas también se interpondrán en el camino. El mejor enfoque es el tener un “lienzo en blanco” en el que las Energías puedan pintar Sus imágenes.

En el día de la Iniciación, el Meditador será ilustrado sobre una serie de técnicas de relajación que pueden incluir la respiración y el uso de un Mantra. Esto es para ayudar a relajar a la persona que Busca la Iniciación, ya que cualquier tensión solo hará que sus Meditaciones, en la Luz y el Sonido, sean más difíciles. Una tensión es un signo de aferrarse a algo; La meditación es el arte de soltar y abandonar.

Cuando dejamos de lado lo que es familiar y entramos en lo desconocido, no es raro experimentar miedo. Cada paso a lo largo de este Camino es un paso hacia lo desconocido y para muchas personas esto puede ser incómodo. Lo desconocido no ofrece apoyo ni seguridad; aquí es donde tiene que entrar la Confianza. Cuando se revelan las Energías, el que Busca necesita darse cuenta de que son simplemente bellas Manifestaciones de Amor Incondicional, que no nos pueden hacer ningún daño; Son sus Guías y Maestros que están ahí para acompañarlo a su Iluminación.

Finalmente, no hay meditadores perfectos. Algunas personas son obviamente mejores que otras, pero todos tenemos problemas hasta cierto punto. Sin embargo, con la práctica podemos mejorar; podemos mantenernos enfocados por más tiempo y podemos soltarnos más fácilmente.

Es por eso que la Verdad se encuentra por medio de la Perseverancia.