Testimonio (S.B.)

 

La Iniciación

Un sonido resonó en mi cabeza, se hizo más fuerte y melodioso y se esparció por todo mi cuerpo, haciendo que mi cuerpo vibrara acompañado de una luz brillante.

Inmediatamente mi corazón se llenó de alegría, ligereza y energía, todas las células de mi cuerpo vibraron con esta hermosa Energía.

Luego me empujaron a través de un túnel oscuro que de repente era más negro que el negro, no había nada allí, ni cuerpo, ni yo, NADA… y eso me asustó un poco, solo pura conciencia.

Luego regresé a la Luz que era tan fuerte y brillante dentro de mi corazón y que explotó con una inmensa fuerza que me empujó verticalmente hacia arriba. Sentí que me estaba llevando.

Vi mi propio ascenso trascendental. Y también me di cuenta de que tipo de patrones a menudo escojo en mi vida, para evitar el ascenso. Después de este descubrimiento, el ascenso fue natural y fácil, simplemente sucedió por sí solo. Me sentí como si fuera una pluma levantandose suavemente.

De repente me di cuenta de la Trinidad en la brillante Luz.

Y me dejé llevar por un estado de meditación más profundo.

Ya no había Luz, solo me dí cuenta de que no tenía que hacer nada, que algo me meditaba constantemente y, por lo tanto, no había ningún esfuerzo.

Perdí la sensación de espacio y tiempo y, de repente, vi una foto mía, parada frente a muchos Seres.

Estaba seguro de que iba a morirme ahora. De repente, una Luz púrpura hacia remolinos alrededor de mi cuerpo, el remolino de Luz se hizo tan fuerte y al siguiente momento que yo ya estaba allí, yo me desaparecí y luego solo quedó un espacio vacío y en blanco.

¡Sentí al mismo tiempo un estado de libertad y seguridad en mi mismo y que todo estaba perfecto tal y como está!