Testimonio (L.L.)

 
Aquel día fue un 19 de abril y recuerdo mucho haber estado ansiosa todo el día pensando en lo que me podría suceder, nunca pensé que iba tener una experiencia tan increíble y ¡vaya que así fue!
Un par de semanas atrás, había venido presentando síntomas donde mi cuerpo y mente se iban fuera del planeta y eso permitió dar señal de estar lista.

Al principio, tuve que pedirle a mi mente que se calmara y gracias al mantra que se me había dado lo logre. A medida que se me iban haciendo las preguntas, empecé a notar que ya no era mi cuerpo sino que era mi YO el que hablaba y contestaba a cada pregunta. Con cada pregunta sentía que iba descubriendo esa luz interna, eso que ya había estado ahí por muchísimo tiempo pero que por alguna razón, nunca antes había despertado. Al sentir que era el mismo ser y que sin importar el color, forma o tamaño que tuviese, era YO y había sido siempre YO toda mi vida pero ahora lo sabía, sabía que estaba ahí y que no tenía que buscar respuestas fuera sino dentro. Sabía que no podía desaparecer y que no podía perderme, sentí demasiado amor, un amor puro e incondicional y llegó al punto de extasiarme bastante.

Ese amor produjo en mi ser un gran llanto, lloré acongajada porque pensé que me había demorado mucho tiempo y que nunca volvería a casa. Luego, tuve una enorme sensación de salirme, como si quisiera estar afuera y supe que tenía ganas de expandirme. Me deje llevar y sentía que desbordaba el corazón, sentía que me desbordaba el YO, la luz, sentí que era cálida e ilimitada y sólo me deje llevar ir en este estado Tuve escalofríos por unos momentos y me arrope porque mi cuerpo no paraba de temblar. Sentía un lindo cosquilleo y que estaba en todas partes, no habían límites, ni tiempo ni espacio, ni personalidad, sólo era YO, era Dios o lo que llamamos divino, era eso y soy eso.

Al terminar la sección, me mire al espejo y sentía que podía ver una sola silueta, como si fuera una proyección y al salir de casa a tocar una rosa, era como si la pudiese ver con una lupa y como si cada detalle penetrara en mi tacto al tocarla, era como casi tocar toda su vitalidad.

Me sentí increíblemente cansada y mi cuerpo me dolía así que tome algo caliente y dormí como nunca antes había dormido. Cuando me rescoste me seguía V6 desbordando, era tan ilimitado y hermoso que deje fluir la sensación.

¡Gracias, gracias, gracias a todos y a todo!