Notice: Trying to get property 'user_login' of non-object in /var/sites/e/espanol.lightandsoundmeditation.com/public_html/wp-content/plugins/wordpress-seo/frontend/schema/class-schema-utils.php on line 26

Testimonio (G.G.)

 

Son apenas las 10.57am, el tercer día de una meditación de tres días. Esta mañana, en un asombroso brillo al estilo Hollywood, las estrellas de la creación me llevaron en un viaje increíble al límite de todo el ser y más allá.

Yo había pedido ser Iluminado desde el día 1, pero ayer fue un día difícil, no me podía concentrar, mi mente era un vertedero de pensamientos – desde obsesiones actuales hasta pensamientos y emociones inconscientes… un desorden de pensamientos aleatorios sin cohesión. Pensé que con razón el mundo está como está si la mente de todos es así.

“No me ocurrirá a mi. Yo no puedo meditar. Otras personas tienen meditaciones grandiosas y claras. Pero mi mente simplemente no funciona de esa manera. Oh sí!!! Obviamente esa es la manera en que se supone que sea…. no es para mi en esta vida. Pero estoy decepcionando a la gente que han invertido su cuidado y su amor para ayudarme.” Y yo me estaba decepcionando a mi mismo también.

Así que dejé de meditar temprano en la noche y me fui a la cama, desanimado.

Esta mañana, me desperté con lo mejor de la creación, alineado para ayudarme – en una luz brillante. Un Ser estaba a mi izquierda y otro que no se podía ver (pero sí sentir) a mi derecha. Había muchísimos más de otros. Me levanté y medité siguiendo su guía, sin preguntar, porque sabía que estaba en medio de algo especial.

Tan pronto como cerré mis ojos tuve la sensación de moverme suavemente “hacia arriba”. En medio segundo todo “estalló”. Y en ese momento todo cambió… muchas realizaciones acerca de la vida, y luego paz.

Hubo una grieta de luz intensa y brillante. Todo el potencial estaba aquí. Jugué con los reflejos de la luz, iluminando las dos hélices de mi ADN. Le “envié” luz a gente que estaba cerca a mi y a aquellos que yo sabía que necesitaban ayuda. Y luego medité, rindiéndome a la paz.

Eventualmente tomé un descanso de estar sentado y cuando regresé…

… otro aviso de moverme adentro de la grieta de luz. Me preguntaba qué iba a pasar. Me moriría en esa Luz – fundiéndome y desapareciendo. Un momento de duda… miedo…. luego dentro de la luz. Me metí dentro de una esfera para encajar dentro de la grieta, volviéndome un feto y fundiéndome con la luz. Luego sólo fui brillo, una chispa. Luego simplemente intención…. Esencia. Y luego…

“Yo soy la Luz!”

Luego más “atrás” aún.

Antes de la Luz.

Y luego…

“Yo soy

Ninguna Cosa”

Ni espacio, ni tiempo, ni ganancia, ni pérdida, ni deseo, ni calor, ni frío, ni color, ni vacío, nada cerca, nada lejos, ni arriba, ni abajo, ni negro, ni blanco.

Sin carencia.

Completo. Quietud.

P a z A b s o l u t a

…………

Yo el pequeño mal meditador incompetente, común, falible, imperfecto. El hímen frágil del sagrado misterio de la vida había sido estirado y roto. Y en ese momento….. mi destino se cumplió.

Todo ocurre tal como debe. Yo pedí Iluminación y sé que los Maestros y los altos Seres de la creación pusieron todo en su lugar para hacer que ocurriera para mi. Aunque conceptualmente nada de lo que uno esperaría. Tan indignante y salvaje como suena, se necesitó un grupo resplandeciente de Seres de luz, y unos efectos especiales centelleantes y con mucho brillo para llevarme ahí.

Pero funcionó – manteniéndome enfocado, ayudándome a rendirme. El regalo de la Gracia pura.

Desde ese maravilloso y asombroso día la meditación ha sido increíble – poderosa, transformadora y llena de Amor intenso. creo que todo lo que la humanidad necesita saber está ahí listo para ser descubierto…. acerca de cada tema imaginado y por ser imaginado. Para “bajar” conocimiento para cambiar este mundo. Para vivir compasivamente, con nobleza. Y para amar…. incondicionalmente. Y entre más personas alcancen la Iluminación, mayor será la transformación, mayor será el amor, más grande será la sabiduría.

Alguna vez creí en la Era de la Iluminación y después dejé de creer. No podía ver cómo la humanidad podía dar el salto.

Pero ahora puedo verlo!