Testimonio (D.D.)

 
Mi historia del Vacío, la del Amor…

Una para la cual no existen palabras o emociones humanas para describir, aún así, una que mi Corazón me pide escriba en una madrugada más en donde las lágrimas de felicidad brotan del pecho, en donde el anhelo es permanecer eternamente y jamás irse, una en donde se convierte en ese motivo de la propia existencia para desde allí siempre fundirse a Ser, a volar…

Experimentar el morir en vida de todo aquello que realmente no era Yo, de los miedos, los apegos, de aquello que llamamos heridas, la historia que me creí era, fue un tránsito necesario, porque sin esa muerte del ego no podría haber resucitado a la libertad que solo es posible desde el Espíritu, esa donde se experimenta que ya nada falta, que siempre he estado completa, que siempre he sido perfecta, y lo más maravilloso de Todo, que la búsqueda que desde desde que tengo memoria, no solo en este viaje, si no en Todos, el más maravilloso regalo, ha Estado y Sido en Mi y Yo en Él, que eternamente he sido en la Unidad, que SomoS UNO, que Yo Soy el mismo AMOR, el nacimiento a la VIDA INFINITA… Muerte, Resurrección y Vida.

El ahora Vivir por fin el Amor que busque toda mi existencia, le regala sentido a cada experiencia, aun aquellas que el ego interpretaba como dolor. Hoy en certeza absoluta Se que Todo esta hecho de Amor, que Todo es su manifestación y que cada Ser que se ha cruzado por mi camino es solo una expresión de Dios, y siendo así, ¿Cómo no AMAR?.

Regrese a Casa, al Corazón, al AMOR y de allí jamás me iré. En este Eterno y Maravilloso Presente, aquí y ahora, Yo SoY un instrumento en las manos del Padre, el Amor en Mi, a través de Mi y alrededor de Mi, Su Voluntad en Mi por siempre, el Paraíso, el Cielo en la Tierra.

Ser, tan solo Ser, Faro, Luz, AMOR, DIOS, tan real como lo que Yo SoY.

Sin miedos
Sin apegos
Sin dolor
Sin sufrimiento

Yo Soy la Libertad
Yo Soy el Vuelo
Ya Libre
Yo SoY
AMOR

YO SOY