Testimonio (Y.F.)

Hasta donde alcanzaba mi memoria, solía buscar un significado más profundo en todo a mi alrededor, solía buscar una verdad más profunda, solía anhelar un amor más grande, soñaba con cambiar el mundo y hacerlo un lugar mejor, incluso me llegué a aburrir de la vida muchas veces cuando la creencia de lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, no armonizaban con la sensación de que todo era lo mismo de alguna forma.

Mi alma podía recordar una memoria feliz de la Perfección que mi corazón, mente y cuerpo no habían experimentado jamás en toda mi vida.
Sólo cuando observé en mi interior a través de la meditación vi amor, perdón, aceptación … Sólo cuando dejé de buscar recordé, y cuando menos lo esperaba, cuando simplemente me dejé Ser … Experimenté una calma feliz que las palabras jamás podrán describir, en ese estado de quietud soy todo y nada al mismo tiempo … me sentí abrazada por el sonido del silencio …

Soy sólo un canal, me siento agradecida por el Amor Infinito …

El pasado 28 de Diciembre el mensaje fue claro, me llegó por medio de un sueño y se quedo grabado en mi alma. Ellos dijeron:

“Nos hemos dado cuenta de que a veces te olvidas de respirar conscientemente, de instante en instante, y esto hace que olvides quién eres, y te dejes llevar por quien no eres, Te hicimos “esto” para que no te olvides para lo que estás aquí … Respira conscientemente … “

Fue tan simple y poderoso al mismo tiempo … Entre “ellos”, reconocí la cara de una persona que conozco de este plano físico, así que inmediatamente decidí contarle el mensaje que acababa de recibir, entonces él me dirigió a este sitio web de Meditación en Luz y Sonido. Más mensajes han estado llegando desde que se abrió el canal. Siento que no tiene sentido utilizar palabras para describir este Camino a la realización de Dios, sin embargo, espero que pueda inspirar a otros.

Que el Amor Divino esté en todos vosotros.