Testimonio (J.H.)

Medité durante toda la noche, domingo, fue una primera para mí, pero no existía el tiempo, fue sin esfuerzo y maravilloso. Siempre he sentido que había un viaje, nuevos y emocionantes lugares en los que estar, un lugar en el que pudiera contentarme por siempre.
De repente, en un instante, no lo había.
Todo se detuvo – Ningún sonido – Ninguna luz – Ninguna cosa,
Sólo la parte de mí que se hizo Uno con ninguna cosa, “Yo” era nada.
Yo era todo, yo era la fuente de nada y todo, las palabras son tan insuficientes, pero era hermoso y todo a lo que puedo compararlo es con el AMOR.
Porque todo y nada, enrevesado, pero tan claro como el día para mí, feliz y no al mismo tiempo. Paro de vez en cuando pero puedo continuarlo, es fácil y estoy lleno de energía, participo de todo y de nada, ¿¿estoy cantando ??
Me sentí como si mi mundo había hecho una implosión, no iba a ninguna parte, no era un viaje, mi expansión era infinita, ‘Yo’ era el viaje, no había nada, SUPE – COMPRENDÍ lo que había estado buscando por 20 años sin saber que era el centro de control, tal simplicidad, todo lo que necesitamos es Amor, no el tipo físico terrenal, sino el Amor global que puede sanar a las naciones.
Así que estoy tratando de arraigarme para funcionar, ¡aunque no tengo ningún tipo deseo!