Testimonio (D.H.)

La meditación en Luz y Sonido es un antiguo método de meditación que revela un Camino Espiritual desde la revelación del loto de mil pétalos hasta la Iluminación. Ver el loto de mil pétalos en mi primera Iniciación cuando tenía tan sólo 20 años de edad, en Febrero de 1987, fue una experiencia Espiritual increíble que me mostró cuán puros son los reinos espirituales de adentro. El progresar a través de las Iniciaciones en los últimos años ha mostrado ser un asombroso viaje de desarrollo espiritual, ya que las Energías de la Luz y el Sonido se hicieron cada vez más sutiles y puras hasta que recibí la Energía para la Iluminación en Junio de 2006.

La meditación en Luz y Sonido me reveló la más alta expresión y la pureza del Amor en la Iluminación. Un amor que une la Creación y satura su Esencia, algo mucho más allá de lo que se puede experimentar en la vida cotidiana y de lo que la mente pueda comprender.

Tras la Iluminación, a pesar de la enormidad del estado de consciencia, uno se da cuenta de que esto es sólo otro principio y una nueva oportunidad para el crecimiento y para servir a los demás mientras tenemos un cuerpo físico y una vida que vivir en el mundo.

En la actualidad, la Jerarquía está trabajando con los que han tenido la tercera Iniciación o la Iluminación para lograr una mayor claridad de la Consciencia y desarrollarnos espiritualmente mucho más allá de lo que pensábamos que era posible y queremos compartir este conocimiento con aquellos que deseen aprender estas “gemas” espirituales. De modo que el Viaje nunca se detiene hasta que el día de nuestra muerte y entonces comienza uno nuevo.

Debo entregar completamente la honra de mi progreso espiritual hasta la Iluminación a tener un Maestro Espiritual que, trabajando a través de la Jerarquía, pudo transmitir estos Estados de Consciencia, y a aquellas personas que se preocuparon tanto en apoyarme cuando la vida lanzó sus mayores desafíos. Decir que completé el viaje sin la Gracia y apoyo Espiritual durante todos estos años sería socavar la enormidad de lo que he recibido a través de otros.

En 2015, la Jerarquía Espiritual va a entregar la Gracia para estas Iniciaciones y para la Iluminación directamente. Todo lo que se necesita es un auténtico deseo de meditar en la Luz y el Sonido y que cada uno brinde algo positivo de vuelta al mundo en su propio camino, sin buscar reconocimiento o recompensa. La Iluminación nunca ha sido tan fácil y accesible para el buscador sincero de la Verdad.