Gracia

 
Durante los últimos cinco años hemos observado a miles de personas en todo el mundo iniciarse en la Luz y el Sonido.

Tradicionalmente, el viaje a la iluminación era extremadamente difícil y requería que el Buscador de la Iluminación adoptara un estilo de vida austero; que hacía que la mayoría de las personas no alcanzara su Meta.
En estos días, el Camino está más accesible y más fácil de seguir para las masas y la gran mayoría de los Iniciados han encontrado el Camino sencillo, siempre y cuando establezcan una práctica regular de Meditación.

Sin embargo, algunos han luchado por progresar en su camino y se han preguntado por qué.
¡Hay algunas respuestas obvias a esta pregunta y otras que no!

Como se mencionó anteriormente, una persona necesita aprender a meditar; eso no es lo mismo que sentarse en un cojín. Requiere compromiso, práctica, perseverancia y la capacidad de simplemente dejarse llevar.
Las personas que son demasiado ambiciosas para los estados espirituales o que quieren estar siempre en control también tendrán dificultades.

Las razones que son menos obvias pueden tener que ver con vidas pasadas: si una persona ha sido iniciada previamente, le resultará mucho más fácil meditar en esta vida. Las personas que han estado en otros grupos pueden tener dificultades para aceptar las Enseñanzas de la Jerarquía Espiritual y la alineación con la Nueva Onda de Luz.
También podría depender del Karma, que se nos ha dicho que es virtualmente imposible de comprender por completo.
Sin embargo, hay otro factor, quizás el más importante, que es fácil de pasar por alto.

Estos son los Señores de la Luz.
La pregunta que han hecho comienza y termina con GRACIA: por haber recibido la”sonrisa” por parte de una Presencia o Fuerza mayor que ustedes.
No existe el concepto de “Merecer” los estados espirituales, al menos en la forma en que la humanidad entiende la palabra.
Tampoco se trata de Desear, de hecho, eso puede estorbar.
Entonces nos quedamos con:
Ningún deseo
Sin acción
Sin esfuerzo
Solo estar – ¡listo para lo que venga!

Recuerde que si está luchando, no está solo. Pida ayuda a la Jerarquía Espiritual y también a sus mentores, que siempre están dispuestos a dar consejos.