Libre Albedrío

A lo largo de los años, la cuestión del libre albedrío ha sido planteada muchas veces y se han dado muchas respuestas diferentes. Creemos que algunas cosas que se han dicho en realidad tienen muy poco sentido. Por ejemplo: “Desde la Iluminación hay una cosa en todas partes, por lo tanto no hay dualidad, no hay elección ni libre albedrío”. Sin embargo, esto sugiere que desde la Iluminación se puede tener una perspectiva y, por tanto, que existe una mente en la Iluminación. Esto es claramente erróneo. Una mejor manera de expresar esto sería: Desde que alcancé la Iluminación he lecho una serie de realizaciones que han resultado en la forma en que ahora pienso …… …

Las preguntas son productos de la mente, la cual también es el receptor de las respuestas. Debemos mostrar humildad y sentido común y darnos cuenta de la herramienta que estamos utilizando, aunque muy útil en la mayoría de los casos, es completamente superficial cuando se trata de las grandes preguntas. La Jerarquía nos recuerda constantemente “usted no puede ni empezar a entender, es demasiado complicado.” Esto no impide que sigamos cuestionando y creando modelos mentales que nos ayuden a satisfacer nuestras curiosidades. Lo mejor que podemos esperar debe ser simple, explicar los fenómenos observados y que sean “verdaderos” desde nuestra perspectiva limitada.

Se nos ha dicho que elegimos nuestras vidas, con la ayuda de los guías, con el fin de aprender las “lecciones de la vida”. La razón para esto es “dejar ir”, presumiblemente para que podamos habitar más en los reinos espirituales, donde continúa el aprendizaje. Servir parece ir de la mano con el aprendizaje; cuanto más aprendemos más podemos dar. La vida que elegimos se ajusta, estructuralmente, a el o los objetivos que requerimos para las lecciones elegidas durante esa encarnación. Al igual que con cualquier escuela algunos estudiantes fallan, otros alcanzan sus objetivos, mientras que unos pocos superan todas las expectativas.

Por analogía, es como escribir una obra de teatro y luego actuar en ella. Hasta que comience a representar su parte y los otros actores las suyas, usted realmente no sabe si resultará ser un éxito. ¡A veces incluso se ve obligado a reescribir algunas partes del guión! Hay demasiadas incógnitas en gran parte debido a la cantidad de personas involucradas y su impredecible libre albedrío. Otro ejemplo sería jugar con una baraja de cartas normales en las que algunas cartas actúan como “comodines”. Aunque se pueden predecir ciertos resultados, otros son completamente impredecibles.

La Jerarquía ha añadido:

Estamos más que felices de hablar con usted acerca de este asunto. Es importante que las personas que meditan tengan una idea de este vasto tema.

“¿Somos responsables de nuestros errores o, estamos destinados a cometerlos, no importa lo que hagamos?”

Esta es una pregunta frecuente de una forma u otra. Con el fin de responder a eso tenemos que considerar desde dónde una persona hace esta pregunta: Si la pregunta la hace una persona “asentada” en el mundo, entonces hemos de responder desde ese nivel. Si la pregunta la hace una persona que medita y se cuestiona el “libre albedrío”, la respuesta sería diferente. Es un caso de perspectiva.

Si una persona pasa por la vida sin cuestionar, en consecuencia, se producirá mucha infelicidad. Nunca dejan de hacer esta pregunta profunda que, si respondida, y completamente entendida podría aliviar gran parte de su dolor. por ejemplo: Soy el único responsable de mis propias acciones; Tengo libre albedrío y, por tanto, puedo elegir cualquier camino que desee …… y me conduzca a …….. Todo lo que sucedió es mi culpa! Si yo no hubiera elegido hacer eso! ¿Quién es el yo que en verdad habla?

El libre albedrío es un tema complicado porque, como usted sugiere con razón, la humanidad comúnmente trata de entender con sus mentes lo que obviamente es limitado. Pero incluso desde una perspectiva limitada se puede observar que la “maquinaria” que funciona en este universo está puesta en movimiento y que tiene una vida propia, en este funcionamiento las ruedas giran y hay una cierta previsibilidad: día y noche, las estaciones, las mareas, etc. Pero ¿se han fijado también en los hábitos con los que las personas nacen?. En estos hay previsibilidad también. Así, una persona que nace en “hábitos” no va a tener “libre albedrío” en un sentido porque simplemente se comporta como un reloj (“tic tac”).

Entonces, ¿qué hay de una persona que nace con un factor de imprevisibilidad como ustedes?. ¿Se puede decir también que no tiene libre albedrío? Aquí comienzan las complicaciones ………… Cuando un ser decide qué cuerpo tomar, qué mente y qué emociones tomar, en qué lugar vivirá su vida, etc., esa vida se llevará a cabo bajo el paraguas de la previsibilidad de esa persona . En otras palabras, esta persona reaccionará a las situaciones en la forma en que está programada a hacerlo con ese tipo de cuerpo / mente / emociones, etc.

Sin embargo, tu metáfora de los comodines en la baraja es acertada. Cada vida está dotada de “comodines” que se establecen en la encarnación con los cuales las personas pueden, si lo desean, romper el “molde”.
Google Traductor para empresas:Translator ToolkitTraductor de sitios webGlobal Market Finder